La Hipótesis de la Higiene.

admin Sin categoría Leave a Comment

Hola.

Escribo este blog el día de hoy, sentado en el patio de mi casa,viendo como mis hijos juegan y se lanzan al pasto y a la tierra, ensuciando sus manos y caras.  Con esas manos sucias el pequeño Isaac se limpia la boca y se chupa los dedos, mientras que David Andres y Alejandro se rascan los ojos.

Me veo tentado a cortar de plano su diversión para interrumpir el festín de las bacterias entrando a sus vías respiratorias y digestivas, pero entonces me acuerdo de un nuevo conocimiento, que como speaker he venido divulgando en estos últimos años y se trata de la hipótesis de la Higiene.

Entonces se acercaron a el ciertos escribas y fariseos de Jerusalen, diciendo:porque tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? porque no se lavan las manos cuando comen pan? Mateo 15, 1-2.

No es lo que entra a la boca lo que contamina el Hombre, si no lo que sale de la boca,esto es lo que contamina a el hombre. Mateo 15,11.

Las frases anteriores son sabiduría divina y con estas,Jesús nos exhorta a tener un corazón limpio,porque  de lo que abunde en el,lo manifestara nuestra boca,pero también  son la primera referencia histórica de lo que hasta hace pocos años se ha denominado como la hipótesis de la higiene.

En nuestro cuerpo viven una gran cantidad de bacterias,la gran mayoría en intestinos y piel, las cuales superan en mas de 100 veces el numero de células propias de nuestro organismo, estas son capaces (la gran mayoría) de ayudarnos a mantener un correcto estado de salud.  Dichas bacterias viven en nosotros, en un estado de armonía o simbiosis, tomando nutrientes de este y produciendo sustancias  o creando ambientes hostiles para la proliferación o el crecimiento de bacterias dañinas para nuestra salud. Casi un 90% de estas bacterias las adquirimos en el transcurso de nuestras vidas por ingesta (o sea por la boca, proveniente de la tierra, el agua, el pasto) o inhaladas, o sea que las respiramos.

Circunstancias tales como el consumo de antibióticos, ingesta de antiacidos, exagerado lavado de la piel o uso de antisépticos tópicos (aplicados en la piel), son capaces de destruir la correcta armonía entre las bacterias buenas y malas haciendo que las primeras disminuyan y las segundas proliferen, dando como resultado el estado de enfermedad.

La hipótesis de la higiene sugiere y confirma en muchos casos, que el excesivo  cuidado durante el crecimiento del niño, evitando la exposiciónIMG_20130414_172112 de este a las bacterias que ya les mencione, podrían aumentar el riesgo que estos desarrollen con mayor frecuencia enfermedades alérgicas, como dermatitis atopica, asma, rinitis y enfermedades autoinmunes como artritis reumatoidea y lupus eritematoso sistemico, las cuales, en la mayoría de los casos son graves e incurables.

Ahora, sabiendo esto, espero crear en su concepción personal de lo que es adecuado o no para la salud de sus hijos, un espacio para dejarlos embarrarse y divertirse libremente y con moderación, sin excedernos en evitar el contacto con «el sucio» obviamente sin pasarnos al otro extremo, el cual esta plenamente demostrado que también es perjudicial.

Cierro esta pequeña charla, haciendo referencia a un refrán popular que escuche mucho en mi tierra costeña y que es muy aplicable al caso y también confirma el poder de la sabiduría popular «Lo que no mata, engorda».IMG_20130404_082544

Para mayor informacion, puede consultar

Cell 148, March 16, 2012 ª2012 Elsevier Inc.

Chau!