Mi Pediatra no me formula por teléfono…¿lo cambio?

admin Uncategorized Leave a Comment

Mi Pediatra no me formula por teléfono…¿lo cambio?

Muy buenas noches.
Ante la angustia que produce un hijo enfermo, la búsqueda de una solución rápida y efectiva, siempre será la consulta telefónica al Pediatra de cabecera, del cual se espera, que de una manera rápida y muy acertada, formule medicamentos que mejoren la salud del niño o por lo menos los síntomas que generan tanta angustia en los cuidadores. Ante esta situación, es importante mencionar que no siempre la solución más rápida, es la mejor, de hecho, casi nunca lo es.
Cuando un niño se enferma, es absolutamente necesario, para llegar a un correcto diagnóstico y por consiguiente a un buen tratamiento, realizar lo que en medicina se denomina Historia Clínica, que no es más que el registro de los datos de la enfermedad del niño y del examen físico de este, con un posterior diagnóstico y un plan de tratamiento. Esta Historia Clínica, sobretodo en la especialidad de Pediatría, tiene que ser muy minuciosa, para que pequeños detalles, pasados por alto, no redunden en un tratamiento y diagnósticos equivocados.
Una buena historia Clínica consta de varias partes:
1. Motivo de Consulta: Es la razón por la cual la Madre o cuidador del nene, consulta, generalmente es el síntoma o síntomas más llamativo o preocupante para los padres.
2. Enfermedad Actual: Es una descripción detallada de la enfermedad del nene, que incluye el tiempo que lleva enfermo el paciente, los síntomas que presenta, con la descripción detallada de cada uno de ellos y sus características asociadas, los medicamentos que han sido administrados, el tiempo que se han dado y la respuesta a estos.
3. Revisión por Sistemas: Es una descripción de cualquier otro síntoma que pueda presentar el nene, en relación o no con los síntomas de la enfermedad actual.
4. Antecedentes Personales: Es un recorrido por la historia del nene, desde antes del embarazo de la madre, hasta la actualidad, que incluye enfermedades maternas antes y después del parto, el 1er mes de vida del nene, enfermedades posteriores, hospitalizaciones, cirugías, alergias, problemas ginecológicos en niñas, vacunación, alimentación y desarrollo mental y motor entre otras cosas.
5. Antecedentes familiares: es un registro de las enfermedades de miembros de la familia del nene, que puedan ser relevantes.
Hasta este momento, la historia clínica está en una fase que se denomina Interrogatorio, pues como lo pueden notar, son meras preguntas, sin ninguna intervención del Pediatra.
Posteriormente se continúa con la siguiente fase que es el Examen Físico. Este incluye:
1. Descripción del aspecto general: Aquí el Pediatra registra si ve mal, bien o regular al nene, si esta hidratado o no, si tiene fiebre o no, sin está recibiendo alimentos o no y si lo ve con dificultad para respirar o no.
2. Signos Vitales: Es un registro de la temperatura, la velocidad con la que late el corazón, la velocidad con la que respira, el peso, la oxigenación, la tensión arterial, entre otros.
3. Examen físico como tal: Se procede a examinar al niño de pies a cabeza, registrando lo que encuentre o no, en el cuero cabelludo, ojos, nariz, boca, orejas, cuello, tórax, pulmones, corazón, abdomen, genitales, extremidades, piel, s. nervioso.
Con base en todo lo anteriormente mencionado, el pediatra procede a realizar una Impresión Clínica, que es una especie de diagnóstico no confirmado de manera absoluta y con base en dicha Impresión Clínica, procede a realizar un plan de manejo, que puede incluir o no la realización de exámenes de laboratorio ( es válido anotar, que en este momento, su pediatra ya tendría que tener un 90 a 95% de certeza en el posible diagnóstico y que los exámenes de laboratorio los solicitara, solo sin con todo el procedimiento anterior, no se llegó a un porcentaje elevado para este). Por último y ya con todas las posibles evidencias a la mano, su pediatra de cabecera procederá a iniciar un tratamiento a su nene, con el que pretende recuperar su buen estado de salud a sabiendas de que aunque haya realizado de manera impecable todos los procedimientos anteriores, existe una posibilidad no despreciable, de que el tratamiento no funcione, ya que la medicina no es una ciencia exacta y no siempre 1 + 1= 2.
Conociendo todo lo anteriormente expuesto y aunque su pediatra de cabecera muy posiblemente conoce todos los antecedentes de su hijo (porque lo conoce desde que nació), quedan todos los otros puntos de la historia clínica para desarrollar en un tiempo no menor a 30 a 40 minutos, si se hacen de una manera adecuada.
Ahora pensemos en una consulta telefónica o por whatsApp de máximo 5 a 10 minutos, donde obviamos más del 75% de la historia clínica, donde se deja de realizar uno de los puntos más importantes para hacer un buen diagnóstico, como lo es el examen físico, ¿será capaz su pediatra de cabecera de darle un adecuado diagnóstico y tratamiento a su nene?
Es posible que se puedan tratar los síntomas y estos disminuyan y con ellos su angustia, pero la enfermedad que los está causando puede continuar y su nene empeorar. Sumado a esto están las implicaciones legales para su Pediatra de formular a su nene sin haber cumplido el requisito, Enorme, de la Historia Clínica y aunque quede bien parado con usted por haberle solucionado de manera pronta, el problema por la enfermedad de su nene, sería más conveniente para la salud de su bebe y para la ética y la moral de su pediatra, no hacerlo.
Indiscutiblemente hay circunstancias en las cuales, eventualmente uno como Pediatra, podría formular a un nene, solo con el interrogatorio, pero son muy pocas y restringidas.

Un enorme consejo a los Padres y cuidadores, no cambie de pediatra, si este no le formula por teléfono o por whatsApp, aprécielo más, porque seguramente es un profesional supremamente ético, que solo quiere la salud para su nene.

Chau!